8 pasos para un "Home, Healthy Home"

8 Pasos para un “Home, Healthy Home”

El medio ambiente y los productos de limpieza influyen en la salud de tu familia. Aprendé a generar un hogar saludable y acogedor.


Ya sabés que para estar bien, necesitamos comer alimentos nutritivos, hacer ejercicio y dormir mucho. Pero eso no es todo… Hay que lograr también un ambiente vital más puro, con aire respirable. ¡Vos podés lograr un hogar más seguro y saludable!

Terminá con el moho. El moho es un problema de salud pública muy importante. Esa sustancia grisácea-verdosa puede generar síntomas de alergia, y contribuir a los problemas respiratorios. Para mantener el moho a raya, inspeccioná tu casa en busca de fugas de agua y condensación, y conservá las habitaciones tan secas como sea posible. Si encontraste moho, tenés que frotar la zona con una pasta de peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio. Ahora, ¡Moho eliminado!

Buscá soluciones naturales de limpieza. Algunos productos de limpieza comerciales contienen ingredientes que pueden ser dañinos (o inclusive, letales), si se inhalan o se ingieren (por ejemplo: el cloro o los petroquímicos). Para muchas labores de limpieza, sin embargo, se pueden utilizar productos hechos a base de plantas. O podés fabricar los tuyos hechos en casa, con bicarbonato de sodio, jugo de limón y vinagre, que son limpiadores y desinfectantes naturales.

Usá paños y lampazos de microfibra. Los paños re-lavables, te ahorran dinero y son amigables con el medio ambiente. El lampazo gasta menos agua y se puede cambiar la cabeza del mismo cuando se pasa de un ambiente a otro, para reducir la posibilidad de contagios infecciosos.

Sin zapatos en casa. La suciedad, los gérmenes y las sustancias químicas -en particular, los pesticidas para el césped- se adhieren a las suelas de los zapatos y se esparcen a través de tu hogar. La regla de dejar los zapatos afuera sirve para mantener la suciedad y los gérmenes a raya, a la vez que reduce la frecuencia de la limpieza.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Limpiá la cortina de tu ducha. La combinación de humedad constante, suciedad y residuos de jabón, hace de tu cortina de baño un refugio para las bacterias. Lavala en el lavarropas con una taza de vinagre y luego colgala al aire libre para que se seque.

Bajá la tapa del inodoro siempre. Si tus chicos a veces olvidan bajar la tapa del inodoro antes de hacer que corra el agua, recordales este simple hecho: cuando apretás el botón con la tapa abierta, todo el baño puede quedar cubierto con un fino rocío de bacterias fecales. ¡Acordate que están cerca los cepillos de dientes!

No ignores el polvo. El polvo no sólo agrava las alergias; también contiene químicos que permanecen en tu hogar. Renová con frecuencia los trapos usados. También considerá sacar las alfombras que van de pared a pared, que tienden a acumular polvo y suciedad.

Para reforzar la limpieza, ten siempre en tu hogar la gama de productos Vicks, que brindan a tu familia el descanso y seguridad que necesitan. Siguiendo estos consejos, seguro lograrás conseguir el añorado “Home, Healthy Home”.

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe