lavado platos

Excusas de nuestros maridos para no lavar los platos

Decile a tu marido que con Magistral ya no hay excusas para no lavar los platos.


Te acercamos unos consejos para lavar a mano de la forma más cómoda, rápida y efectiva.

Lo primero, el orden

A un lado de la pileta, colocá todo en orden de limpieza. Acercate los vasos y tazas, después los platos y, por último las fuentes y cacerolas. Asegurate de tener espacio para ir colocando las piezas limpias, que puede ser un escurridor acoplado a la pileta o una toalla extendida sobre la mesada.


Prepará el agua

Llená la pileta de agua caliente hasta la mitad, pero no demasiado caliente para evitar dañar las manos y las piezas delicadas. Agregá unas gotas de tu detergente al chorro de agua y removéa un poco para tener la mezcla perfecta para limpiar.


Seleccioná las herramientas

Vas a necesitar lo siguiente:

  • Una esponja no abrasiva de malla de nylon, o mejor aún, una esponja vegetal, para los vasos, platos, piezas esmaltadas, cacerolas antiadherentes y piezas de aluminio.
  • Una esponja de acero inoxidable, reservado únicamente para ollas y cacerolas sin tratar. Como norma general, no friegues demasiado. Los detergentes Magistral son muy potentes y hacen gran parte del trabajo por vos. Ya no tendrás la pileta constantemente llena de platos en remojo.
  • Comprá un cepillo largo para limpiar jarrones o jarras con aberturas pequeñas.
  • Si vas a secar los platos a mano, utiliza un trapo de fibras naturales que contenga únicamente algodón o lino para obtener un resultado impecable.

Los vasos primero

Empezá por los vasos, ya que quedan mejor con el agua más caliente y limpia. Además, el agua caliente se evapora más rápido y deja menos marcas. Para conseguir un mejor resultado, colocá los vasos al revés para que se elimine el exceso de agua y secalos a continuación con un paño seco y limpio, preferiblemente de algodón o lino.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Si los vasos presentan una película opaca, puede deberse a la dureza del agua. Para eliminar estos restos, frota los vasos con vinagre de alcohol de vez en cuando. No es necesario enjuagarlos, ya que el vinagre se evapora automáticamente.


Cómo tratar las ollas de hierro fundido

Existe la creencia popular de que la espuma del jabón puede dañar las ollas viejas, pero el jabón es necesario para limpiar los restos de comida y disolver las grasas. Solo hay que asegurarse de enjuagar bien el detergente con agua corriente. El hierro fundido se oxida fácilmente, por lo que hay que secarlo inmediatamente con un papel absorbente para evitar que los paños se llenen de marcas de óxido.


Cómo tratar el cristal, la porcelana y la plata
  • El cristal y la porcelana pueden estropearse si se apilan. Para protegerlos, colocá una toalla en la mesada.
  • Las piezas de cristal no soportan temperaturas muy altas, por lo que al lavarlas, el agua debe estar templada. En cualquier caso, la temperatura del lavaplatos es demasiado alta para el cristal.
  • La porcelana es un material poroso y el agua puede filtrarse y traspasar la superficie esmaltada. Un buen consejo es no dejar la porcelana en remojo durante mucho tiempo.
  • La plata y las bandejas bañadas en plata tampoco se deben poner en remojo. Ciertas sustancias, como la sal, pueden desgastar los metales preciosos. Limpiá estas piezas al terminar con los vasos. El lavaplatos también es abrasivo para la plata.
  • Lavá con cuidado estas piezas preciosas una por una con una esponja suave. Evitá el uso de productos de limpieza abrasivos y de esponja metálica. En su lugar, utilizá Magistral Ultra que rinde 4 veces más que otros detergentes con menor concentración de materia activa, generando más espuma y con una tecnología que incluye agentes de procesos y limpiadores para una rápida y mejor remoción de grasa.

Cuidá tus manos

Es conveniente quitarse los anillos antes de lavar los platos para evitar que quede agua entre el anillo y el dedo. Utilizá Magistral Piel Sensible que, además de tener un excelente desempeño en rendimiento, ayuda a proteger tus manos de la resequedad del lavado. ¡Animate a sentir su suavidad desde el primer uso! ¡Secate las manos completamente con una tela suave cuando termines de limpiar y tu piel quedará más suave!

 

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe