planchar la ropa

Cuidado de la ropa: 4 trucos para planchar la ropa

Guía sobre cómo planchar la ropa con independencia de que te encante planchar o que detestes esta tarea, te contamos las recomendaciones más actuales sobre cómo conseguir que tus prendas favoritas estén lindas y sin arrugas.


Si tu cuarto de lavado es parte de una cocina de plano abierto, usa puertas deslizables para cubrir los aparatos que no están en uso es una forma ideal para maximizar el espacio. Una buena iluminación también hace la tarea un poco más fácil.

Si en tu casa no tienes un cuarto de lavado independiente y estás pensando renovar o ampliar tu cocina, considerá la posibilidad de agregarlo. Un cuarto de lavado puede ser uno de los lugares más útiles y prácticos de tu hogar.

Además de la lavadora y una secadora, el cuarto de lavado ideal también debe tener un lavadero para lavar a mano todas tus prendas delicadas, un armario para guardar, un colgadero o perchero para secar, cestas para ropa sucia, una plancha y tabla de planchar y una superficie de trabajo para doblar la ropa. Sigue leyendo para enterarte todo lo que necesitas saber…

Cómo hacer un lavado de ropa perfecto
Un cuarto de lavado bien equipado te dará el espacio y capacidad para poder lavar mejor. Todos tus productos estarán a la mano y tendrás espacio suficiente para cuidar bien de tu ropa. Pero ni siquiera la lavadora más avanzada garantizá un lavado perfecto si tú no sabes cómo cuidar tus prendas. Leé la etiqueta de instrucciones de cuidado de cada pieza y hacé grupos de prendas que tienen necesidades de cuidado similares.

Almacenamiento inteligente

Almacenamiento inteligente
No importa qué tan pequeño sea tu cuarto de lavado, siempre será fácil mantenerlo organizado si utilizas opciones inteligentes para guardar.

  • Si en el armario no tenés suficiente espacio para una tabla de planchar, utilizá un gancho de pared.
  • ¿No tenés superficie para trabajar? Montá una mesa de cubierta plegable en la pared e instantáneamente tendrás espacio para doblar la ropa.
  • Tres cestas son ideales para organizar la ropa sucia. Separá los colores oscuros, claros y las prendas delicadas y de lana.
  • Podés usar un perchero de pie independiente o uno dentro del armario para colgar la ropa que acabas de planchar o artículos que se tienen que secar. Esto utilizá mucho menos espacio que un colgadero.
  • Utilizá una mesita de ruedas con tres entrepaños en lugar de un armario, y después usala como superficie de trabajo.

Adelantate

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia
  • Ahorrá un poco comprando todos tus detergentes a granel y decantalos en contenedores más pequeños; etiquetalos para reconocerlos fácilmente cuando los rellenes. Guardá los productos sobrantes donde no estorben, en el entrepaño superior.
  • Utilizá cestas plásticas con asas (para que podás moverlas con facilidad) para mantener juntos todos los productos que utilizás.
  • Fijá algunas pinzas en la parte exterior de la bolsa donde las guardas para tenerlas a mano instantáneamente
Adelantate

Organizá todo sin sufrir

  • Los divisores de gavetas son geniales para las familias; conservan separada la ropa doblada.
  • Utilizá una cesta rectangular de plástico para llevar la ropa de una habitación a otra – esto reduce las arrugas y mantiene la ropa bien apilada.
  • Revisá todos los contenedores cada tres meses y desechá todos los productos que no estás utilizando.
  • Tené siempre a la mano dos bolsas de plástico para la ropa que se tiene que reparar o que deseas donar a la caridad. Es mucho más fácil cuando las tenés a la mano que guardarlas en otro lado y después  tener que hallarlas.

Ahorradores de energía
El cuarto de lavado es una de las áreas que usa más electricidad en la casa.

  • Cuando compres una secadora asegurate de adquirir una que se apague automáticamente cuando la ropa está seca.
  • Las lavadoras automáticas usan la misma cantidad de electricidad para una carga completa que para una pequeña, por eso es mejor que acumules tu ropa sucia hasta tener una carga completa.
  • Una forma de ahorrar energía es utilizar el ciclo de prelavado para la ropa que no está muy sucia; esto puede reducir el uso de agua tibia hasta en 20%.
  • Colgá la ropa afuera para que se seque en lugar de usar una secadora.
  • Lavá una carga de ropa inmediatamente después de otra, así aprovechas que la lavadora ya está tibia.
  • Revisá regularmente el filtro de pelusas para asegurarte de que está limpio.
  • Ahorrá energía apagando la plancha antes de planchar la última pieza, el calor almacenado todavía será efectivo para esa prenda.
  • También podés ahorrar energía cuando planchas una carga de ropa de una sola vez porque a la plancha le toma algún tiempo calentarse cada vez que la encendés.

Un cuarto de lavado bien abastecido es un poco como una alacena bien surtida: ambos tienen el aire reconfortante que te hace sentir que “todo está bien en el mundo” 

© Gallo Images

  Para publicar un comentario, log in

Muy buenos tips,y pondre en practica la barra de perchero.

  • Reportalo
banner recipe