como organizar una mudanza

Aprendé cómo organizar una mudanza de casa

Felicitaciones, es el momento de una nueva casa. Por eso vos tenés que saber cómo organizar una mudanza de casa. Ya sea que te estés mudando a una casa o a un departamento, dejando un espacio enorme o uno pequeño, hay algunos puntos que debés considerar. Con la ayuda de esta lista, podés tener todo bajo control.


Es fácil sentirse abrumada la semana antes de mudarte. ¿A qué autoridades debés contactar y cuánto tiempo lleva mover una suscripción telefónica? ¿Alcanzan 40 cajas de mudanza para un tercio, y vale la pena contratar a alguien para que te ayude con la limpieza?

Para comenzar, es bueno apartar el tiempo suficiente. Programá al menos algunos días libres del trabajo y algunas noches para embalar los artículos de tu hogar. Cuanto antes empieces, mejor. Esto te da la oportunidad de deshacerte de todos los bienes superfluos que inevitablemente has acumulado. Los lugares de almacenamiento, los placares y los cajones generalmente no esconden tesoros sino bastante desorden que no extrañarás.
Los muebles, los libros y la ropa son algunas de las cosas que no debés pasar por alto en este proceso de decisión. Han pasado años desde la última vez que los usaste y no tienen valor sentimental para vos, estarán mejor en un mercado de pulgas o en alguna organización de caridad. Hay gente que estaría contenta de llevarse estas cosas y te ahorra el viaje al basurero y la carga de transportarlas e instalarlas en tu próxima casa.

Te vas a poder dar el lujo de limpiar todo este lío si comenzás con tiempo. Si comenzás a embalar a última hora, vas a tirar cosas por todo el lugar y vas a esperar que el feng shui prevalezca en tu nuevo hogar.
Si no contratás a una empresa de mudanza y en su lugar confiás en amigos, también es buena idea contactarlos con tiempo para que se reserven la fecha. Esto no solo te facilitará encontrar gente disponible, sino también te ayudará con la planificación.
La semana previa a la mudanza es el momento de comenzar a revisar la lista. Escribí una lista clara y detallada y ponela en la heladera. Andá tachando los puntos a medida que los completás, así vas a poder ver cómo progresan las cosas. Las pequeñas recompensas funcionan como buenos motivadores. Por ejemplo: Después de haber embalado todo lo de la cocina, me voy a comprar una revista de diseño de interiores. El método funciona igual para todos los miembros de la familia.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Meses antes de la mudanza:
Debés terminar tu contrato de alquiler 3 meses antes de la mudanza. Si vas a contratar a una empresa de mudanza, este es el momento de hacerlo. Siempre que no insistas en mudarte para fin de mes, vas a tener más posibilidades de contratar a la empresa para el momento en que desees. En cuanto a la limpieza de tu antigua casa, debés decidir si lo vas a hacer vos o vas a contratar a alguien. En general, contratar a alguien que se ocupe de la limpieza es una buena inversión, especialmente si consideramos que es deducible de impuestos. Hay mucho trabajo involucrado en la limpieza de un departamento, y más de una casa. Si contratás una empresa de limpieza, estos son responsables por hacer la limpieza a satisfacción del nuevo inquilino. Esto te saca un peso de encima.

Una semana antes de la mudanza:
Hay un sitio web, adressandring.se , que se encarga de tu cambio de dirección con el servicio postal, el Servicio de Rentas Internas, la Autoridad de Pensiones, la oficina de registro automotor, y los gobiernos del condado y el municipio. Por una tarifa, podés hacer que te reenvíen el correo postal que llega a tu dirección vieja a tu nueva dirección. Luego, revisá metódicamente los contactos que vas a tener que cambiar. Por ejemplo, suscripciones a diarios y revistas, empleadores y bancos. Encargate del servicio de electricidad y agua (leé los contratos con anticipación), la recolección de basura y la suscripción a la TV por cable. También encargate del seguro de mudanza y el seguro para tu nuevo hogar. Hay diferencias entre el seguro para inquilinos, el seguro para propietarios y el seguro para dueños de condominios. Asegurate de que tu seguro anterior siga en vigencia hasta la fecha de transferencia de la propiedad a los nuevos ocupantes, incluso si te mudás unas semanas antes.

Seis días antes de la mudanza:
Juntá una cantidad suficiente de cajas. Una buena guía es una caja de mudanza por metro cuadrado de espacio. Poné lo más que puedas en las cajas. Las cosas se conservan mejor y es mucho más fácil apilar cajas en un camión que intentar trabajar con bolsas de basura llenas de utensilios, o manipular lámparas con cables enredados. Que las cajas que llenás no sean demasiado pesadas. Por ejemplo, una caja llena de libros y nada más. Una capa de libros está bien, seguida por sabanas, almohadas o contenedores plásticos. Marcá todas las cajas claramente para indicar en qué habitación va cada una, y también su contenido aproximado. Escribí en todos los lados, y en la parte superior también.

5 días antes de la mudanza:
Recopilá todos los papeles y documentos valiosos y ponelos en un contenedor especial, como una carpeta o un maletín. Estos debes llevarlos con vos durante la mudanza. También recogé las herramientas que son útiles y ponelas en una bolsa o caja de herramientas que sea fácilmente accesible al momento de la mudanza. Una llave, un destornillador, un martillo pueden resultar particularmente útiles días antes y después de la mudanza, No querés estar buscándolos al fondo de una pila de cajas.

4 días antes de la mudanza:
Embalá los utensilios de cocina, pero dejá algunas ollas y platos para usar durante los últimos días. Envolvé los platos con papel de diario, y colocalos con la parte superior hacia arriba. No embales las cajas de cocina demasiado pesadas tampoco. Las cajas pueden ser completadas con recipientes de plásticos, espátulas de madera y similares. Asegurate de escribir "frágil" claramente en todos los lados de las cajas.

3 días antes de la mudanza:
Desarmá todos los muebles que necesiten ser desarmados. Para las bibliotecas, apilalas sobre sus lados anchos, y colocá cinta adhesiva al menos en dos lugares. Uní las barras de las cortinas y pegalas con cinta adhesiva. Enrollá las alfombras. Aspiralas primero, de modo que cuando las desenrolles en tu nuevo hogar también estén limpias.

2 días antes de la mudanza:
Planificá como vas a recompensar a los amigos que te ayuden con la mudanza. Comprá algunos caramelos, frutas y jugos para distribuir durante el trabajo, y cociná un estofado o pedí una pizza para compartir cuando la mudanza esté terminada. Fijate de juntar todas las llaves extra de la residencia.

1 día antes de la mudanza:
Organizá las cosas que vas a llevar en la mudanza. Poné las cajas "frágiles" en un lugar de modo que sea fácil verlas, y asegurate de que los muebles grandes y pesados que son los primeros en ir al camión de la mudanza estén fácilmente accesibles. Recogé las cosas que vas a llevar en tu auto, como plantas, el contenedor con papeles importantes y un kit de baño con medicinas importantes, jabón y cepillo de dientes.

El día de la mudanza:
Si está lloviendo o hay nieve en el piso, asegurate de poner un cobertor de plástico en la puerta. Si ponés cajas sobre una superficie mojada, existe el riesgo de que se rompan, especialmente las cajas que contienen libros o artículos pesados.. Asegurate de que vos o alguien más esté familiarizado con la nueva residencia y esté ahí para recibir al camión de la mudanza, para que lleven las cajas al lugar correcto desde el inicio. No es fácil para otros saber cuál habitación es tu dormitorio y cuál es tu escritorio. Poné tu nombre en el nuevo buzón, de modo que el cartero lo pueda encontrar rápidamente. ¡Voila, tu mudanza está completa ahora!

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe