jardin

Cuidar el jardín, no es para todas

Y no, una no puede ser buenísima en todo… ¡es una obviedad! Algunas son geniales cocinando, y otras, se dan una maña impresionante con las manualidades.


Lo cierto es que todas tenemos alguna habilidad, alguna cosa en la que nos reconocemos “hacendosas”, pero también admitámoslo, siempre hay algo para lo que somos malísimas, para lo que no tenemos “mano”.

Yo, por ejemplo, no tengo mano para las plantas. Me falta ese don especial y maravilloso para poder cuidarlas como ellas lo necesitan. Y miren que le pongo toda la onda y la voluntad del mundo, pero no… No hay caso.

Que las riego mucho, que las riego poco, que las pongo afuera, que las pongo adentro…

Las únicas que se apiadan de mí son las suculentas y los cactus. Tienen la fortaleza necesaria para sobrevivir a pesar de todo.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Cuando mi vecina me invita a su casa, vuelvo con un cargo de conciencia que ni les cuento. Pienso cómo es posible que recibiendo el mismo sol, y la misma calidad de agua, ella tenga unas plantas divinas, que no paran de crecer y florecer y hasta pueda lucirse con una huerta que sería la envidia de muchas.

Definitivamente creo que hay habilidades con las que se nace… Ya les decía al principio, una no puede ser buenísima en todo. Mis más sinceras disculpas a todas las plantas. Dicen que uno tiende a ver más verde el jardín de al lado, pero en este caso, les juro que es literal…

Y ustedes… ¿En qué se reconocen habilidosas? ¿Y para qué tipo de cosas admiten que no tienen mano, a pesar de intentarlo? ¿Se animan a confesar?

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe