cómo hacer una huerta 2

Cómo hacer una huerta en casa – Parte 2

¿Qué hay en el suelo?

El suelo necesita el equilibrio justo de elementos y nutrientes para que los vegetales crezcan con éxito. Puede ser arenoso, denso con arcilla o contener sedimentos. Los suelos con demasiada arena no tienen nutrientes y drenan toda el agua, mientras que en los que tienen demasiada arcilla el agua queda estancada, lo que puede dañar las raíces delicadas. Pero no te alarmes: un suelo inhóspito no significa que no podés cultivar nada. Una vez que determines la consistencia, podés mejorarlo con acondicionadores como harina de huesos, vermiculita, esfagno, estiércol o compost, que se hace con vegetación marchita, aserrín y otros residuos orgánicos. Podés encontrar estos acondicionadores en viveros y aprovechar para evacuar dudas con sus dueños o pedirles que te ayuden a descifrar qué tipo necesitás. Después solo tenés que agregar los montos especificados.

Suelo elevado

Esta es una buena solución cuando tenés un suelo problemático. El suelo elevado te permite controlar el tipo de suelo y los nutrientes y, además, implica menos esfuerzo ya que no tenés que palear y mezclar acondicionadores en un suelo rebelde. Armá montículos de tierra o usá cajas de madera anchas. El tamaño puede ir de 1 x 1 m o 3 x 3 m. De profundidad deben tener al menos entre 15 y 30 cm. La cantidad de elevaciones depende del espacio que tenés, cuánto querés cultivar y el tiempo que podés dedicarle a su cuidado.

El suelo elevado no se limita a cajas de madera o montículos de tierra. Podés usar también macetas grandes y profundas o contenedores, que funcionan especialmente bien en espacios pequeños. Un barril de vino cortado en dos sirve para cultivar hierbas, por ejemplo. (Aprendé más secretos para el cuidado de tus plantas)

¿Qué cultivar?

Pasar tiempo en una huerta que produce poco o en la que se marchita todo es bastante desalentador. Optá por hierbas y vegetales que te gusten y que sean resistentes, productivos y fáciles de cultivar, como por ejemplo:
1- Tomate
2- Lechuga
3- Kale
4- Morrón
5- Pepino
6- Zucchini
7- Rabanito
8- Ciboulette
9- Albahaca
10- Tomillo
11- Orégano
12- Perejil


Leé detenidamente catálogos de semillas para sacar ideas y después compralas en viveros. Seguí las instrucciones de cada paquete en lo que respecta a cómo plantarlas, el espacio entre ellas y las instrucciones de riego. Una vez que tu huerta empiece a producir, guardate algunas semillas para la próxima temporada. Vas a tener la satisfacción de continuar el ciclo de crecimiento de plantas que cultivaste vos misma.

¿Cuánto cultivar?

Calcular cuánto plantar puede ser complicado. Depende de tus necesidades alimentarias, cuán productivas son las plantas y el espacio disponible. Entre cinco y diez plantas de diferentes vegetales pueden alimentar a una familia de cuatro. Si sos principiante o no tenés idea de cuánto plantar, empezá con unas pocas y vas viendo. Los resultados te van a dar más fuerza para la siguiente temporada.

¡Cultivá los vegetales que más te gusten en las condiciones adecuadas y disfrutá de una recompensa duradera y deliciosa!


Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe