Recetas fáciles

¡Sushi! Cociná lo mejor en recetas fáciles japonesas

Aprendé a hacer sushi y hacé gala de tus encantos culinarios con esta opción de recetas fáciles de hacer.


En la cocina China antigua, el arroz, la soja, los vegetales verdes y raíces, las carnes blancas y rojas, el pescado y los frutos de mar se han utilizado para preparar una enorme variedad de platos durante los últimos 5000 años.  Las partes blandas dentro de las ramas de bambú, maní, almendras, nueces y otras frutas secas, casi 500 tipos diferentes de especias, y una variedad de salsas se usaron para sazonar los platos chinos.

A  excepción de las sopas, casi toda la cocina cocina china se come con palillos. Los palillos son los elementos más conocidos y característicos de la cocina china. Para facilitar el consumo de los platos con los palillos, la comida se elabora en piezas pequeñas. Además de facilitar el uso de los palillos, la mayoría de los platos no son muy líquidos. Por otro lado, las sopas se comen con cucharas profundas de mango corto.

El wok, una sartén delgada y profunda, es otro utensilio importante. Estas sartenes permiten que los platos se cocinen rápidamente, volteándolos en la sartén a medida que se cocinan en aceite caliente, a altas temperaturas. Tostados por fuera, jugosos por dentro, estos vegetales y carnes con poca cocción no pierden sus vitaminas y valores minerales. Además, la alta temperatura del aceite permite que los azúcares de los alimentos se caramelicen, lo cual aumenta su sabor. Las croquetas y algunos platos con carne y frutos de mar se recubren en una masa y se fríen en aceite. Fuera de estos, la cocina china también incluye platos que a menudo se preparan al vapor o hirviendo los alimentos.

Los platos de la cocina china se cocinan y están listos para servir en muy poco tiempo. Sin embargo, por lo general su tiempo de preparación es largo. Las carnes y los vegetales se cortan, sazonan o marinan, de acuerdo al método del plato. Se usa caldo de pollo en muchos de los platos. A diferencia del método rápido de cocción, el caldo de pollo es de cocción lenta.  Se colocan huesos de pollo, zanahorias y cebollas en una cacerola con agua y se hierve durante dos horas a fuego medio. Después se cuela y el caldo de pollo que se genera se usa para saborizar los platos.

Los vegetales como el repollo chino, el brócoli chino y la castaña china, el maíz fresco en mazorca, las ramas frescas de bambú y el berro añaden color a los platos. Pero la soja y los productos derivados, como la salsa de soja, leche de soja y los brotes de soja ocupan un lugar totalmente diferente.  El pato pequinés, que se consume desde el siglo 13, además de la carne de cerdo y el pollo, el pescado, los langostinos y los mejillones se combinan en miles de diferentes maneras y se nos presentan como los héroes del sabor en nuestros platos.

Las familias chinas casi no consumen pan. En lugar del pan, se come arroz blanco. El arroz es irremplazable en la cocina. Incluso en su forma más simple, el arroz cocinado en agua, pero con una variedad de artículos que se añaden al proceso, el plato más simple de arroz se transforma en uno complejo.  Además, los fideos de arroz y el sake (vino de arroz) son favoritos para los amantes de esta cocina. También se consumen mucho los vegetales, carnes y salsas cocinados con “fideos”. Otros de los platos preferidos incluyen pastelería y masas como los dumplings y las croquetas chinas. Comúnmente los platos se acompañan con una variedad de salsas, como salsa de soja, de ostras, salsa agridulce y de diferentes hongos.

El té también ocupa un lugar especial en la cocina china. Si bien el té verde y té de jazmín son los más conocidos, se consumen muchos otros tipos y sabores de té. El té se sirve para acompañar o después de las comidas…

 


 

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe