Recetas fáciles

Recetas fáciles y rápidas de comida para bebés

Prepará tu propia comida para bebés


La comida para bebé en latas y frascos puede ser muy cara, especialmente al comienzo cuando tu bebé está probando nuevos sabores. Te contamos los mejores tips para preparar de manera fácil, la comida para tu bebé vos misma.a  Ademas, la comida casera siempre tiene Mejor sabor y es más es barata.

 

Si te gusta cocinar, es fácil y divertido preparar la comida para tu bebé. Es fácil variar la comida, y no requiere una gran cantidad de equipo para prepararla. Una batidora manual puede ser útil para obtener la consistencia correcta de la comida, pero también alcanza con un tenedor o un colador. Se pueden usar cubeteras o moldes para cupcake para congelar la comida en porciones, pero también podés comprar los moldes de silicona, si te gusta ser perfeccionista. Buenos ingredientes, compromiso ecológico y una buena selección. Lo único que debés tener en cuenta es evitar la sal y la grasa.

 

4 meses de edad:

Cuando tu bebé comienza a probar comida sólida, se recomienda tratar con puré de verduras, como choclo o papas. Un máximo de dos sabores es una buena regla, de modo que tu bebé tenga tiempo de acostumbrarse a la experiencia. Las primeras veces es útil agregar un poco de leche materna o fórmula, de modo que el sabor no sea totalmente extraño. Hacé pruebas para ver qué le gusta a tu bebé.

 

Puré de papas o batatas:

Herví las papas o las batatas cortadas en pedazos hasta que estén blandas, y mezclá con una pequeña cantidad de caldo. Agregá un poquito de manteca, y podés agregar un poco de leche materna o fórmula.

 

Puré de choclo:

Herví choclo fresco hasta que esté blando. Mezclalo para romperlo. Agregá un poquito de manteca, y podés agregar un poco de leche materna o fórmula.

 

6 meses de edad:

Ahora podés agregar otros alimentos y frutas a los purés de verduras. Debés evitar la sal pero está bien experimentar con otras especias para hacerlo más interesante, y si te quedás sin ideas, podés simplemente preparar una versión adaptada al bebé de lo que come el resto de la familia. Recordá que preferentemente la comida debe ser hervida. Esto también se aplica a la carne, porque los alimentos hervidos son más fáciles de digerir para el estómago del bebé.

 

Puré de salmón y papas:

1 pedazo de salmón, 200 g

2 papas

1 coliflor, del tamaño de 1 papa

Una pequeña cantidad de jugo de limón.

Herví los ingredientes en partes hasta que estén blandos, y mezclalos con una pequeña cantidad de caldo, para lograr la consistencia deseada. Agregá una pizca de manteca.

 

Fideos con salsa de carne:

200 g de fideos

150 g de carne picada

1 zanahoria

2 tomates

Ajo y albahaca

0,5 dl de queso suave

Herví la carne picada. Herví los fideos. Rallá la zanahoria y calentala junto con el tomate, agregá el queso y mezclá con la carne picada y las especias. Dejá hervir durante 10 minutos aproximadamente. Mezclala con los fideos hasta obtener la consistencia deseada. Agregá una pizca de manteca.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

 

1 año de edad:

Cuando el bebé tiene aproximadamente 1 año, la tarea se vuelve mucho más fácil. Su estómago ha tenido tiempo de fortalecerse, e incluso puede probar comidas fritas sin problemas. Es hora de que te preguntes cuáles son tus comidas favoritas. Continúa cocinando sin sal, y triturá la comida según la consistencia deseada. ¡Qué rica comida para el bebé!

Como regla general, dividí la comida en tres partes, una de ellas debe ser pescado o carne, otra que sea papas o fideos, y otra que sea verduras.

 

Croquetas fritas:

2 papas picadas

1/2 cebolla

100 g de carne, en pedazos

1 salchicha picada

1 tomate picado

1 huevo.

Freí las papas en manteca, y agregá la cebolla y los pedazos de carne. Luego de que estos ingredientes estén dorados, agregá la salchicha y el tomate picado. Freí el huevo en una sartén aparte.

Cuando las papas y la carne estén totalmente fritas, agregá el huevo, y cortá y triturá para darle una consistencia adecuada.

 

Lasaña de brócoli y salmón (para una porción):

400 g de salmón

15 cogollos pequeños de brócoli

Masa para lasaña

Queso mozzarella picado

Salsa bechamel (ideal para acompañar cualquier tipo de lasaña)

Ajo, albahaca, pimienta blanca, y jugo de limón.

Ablandá el salmón y cortalo en pedazos pequeños. Herví el brócoli y cortalo en pedazos pequeños. Agregá las especias adicionales que desees a la salsa bechamel. Dividí el salmón en partes, colocalo sobre la masa para lasaña, y volcá la salsa béchamel y la mozzarella por encima. Colocá el brócoli en la parte superior. Ajustá la forma, y horneá a 200 grados centígrados durante 35 minutos aproximadamente. Triturá a una consistencia adecuada y servila.

 

¡A disfrutar!

 

 

 

 

Sabemos que ser madre es un trabajo de todo el día, por eso compartimos con vos estos consejos. ¡Hace click acá y ¡Seguí leyendo!

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe