madre e  hija

Madre e Hija

Ya debés haber notado que tu hija está experimentando algunos cambios emocionales durante la pubertad.


Algunos cambios son realmente positivos - otros son más complicados. Aquí te presentamos algunos tipos de cambios emocionales que surgen durante la pubertad y de los cuales podés hablar con tu hija.
Podés usar estos útiles temas e información práctica como un "guión" o simplemente como forma de iniciar una conversación.

 

La pubertad cambia su manera de pensar

"Desarrollo cognitivo" significa que estás empezando a pensar en forma más abstracta - como un adulto más que como niño.

 

Ella se siente realmente emotiva

Parece enojarse fácilmente con amigos y familia (especialmente con sus padres). Un pequeño detalle que antes no le hubiera molestado, ahora la saca de sus casillas. Sus hermanos realmente harán estallar sus nervios. Es normal sentirse enojado durante la pubertad debido a los cambios hormonales. De hecho, por la misma razón, muchas mujeres se sienten inquietas justo antes de sus periodos. 
Loa "cambios de humor" son también comunes durante la pubertad. Es durante esta etapa que ella se siente realmente feliz un minuto y verdaderamente enojada o triste el siguiente.

 

Ella piensa que es rara.

Probablemente se compare con sus amigas, y sienta que algo está mal en su persona. Podría sentirse insegura de sí misma. Las demás tienen también los mismos sentimientos. Su personalidad está creciendo y ella se está convirtiendo en una persona única - ¡justo cuando lo único que ella desea es encajar con más facilidad! Afortunadamente, su personalidad ganará esta batalla, y se convertirá en una adulta segura de sí misma. Recuerda únicamente que todas las demás chicas de su edad son también conscientes de sí mismas.

 

 

La pubertad pasará.

Ella escuchará una y otra vez que todo esto es muy normal, pero es porque realmente lo es. Es posible que por el momento ella no se lo crea totalmente, pero la pubertad es una etapa especial en su vida, la oportunidad de aprender acerca de sí misma. Aquí te presentamos algunas formas prácticas de mantener las cosas en perspectiva.

  • Cuidando de ella misma - debe tener cuidado con los antojos (como querer comer únicamente helado en la cena). Comer grandes cantidades de frutas y vegetales. Hacer ejercicio. Esto es bueno para su cuerpo y mente.
  • Hablar con alguien - cuando ella le dé a sus padres y maestras una oportunidad, ella descubrirá que pueden realmente ayudarla. Puede contar con otros adultos también si ella se siente más cómoda. A sus amigas realmente les agradará saber que ella está pasado por las mismas cosas, pero no debe depender de ellas para obtener la información correcta. Es mejor que habl con alguien que ya haya pasado por esto.
  • Concentrándose en la escuela y en sus pasatiempos - su cerebro está creciendo, y ésta es una gran oportunidad para usarlo. Es posible que los pasatiempos que tanto le gustaban en el pasado puedan ser aún más divertidos para ella ahora, y desarrollará nuevos intereses. Hacer algo creativo es otra gran forma de expresar todas sus nuevas emociones.
Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Fuentes

 

 

¿Necesita ver a un ginecólogo?

 

Visitar al ginecóloco nunca figura como una prioridad en la lista de deseos de una mujer. Sin embargo, de vez en cuando es necesario y, como probablemente sepas, no es tan malo como lo pintan. Entonces, ¿cuál sería el mejor consejo para padres con respecto al momento en que tu hija debería comenzar a visitar al ginecólogo?
A menos que tu hija tenga alguna inquietud o problema en particular, debería comenzar a visitar al ginecólogo a los 18 años de edad o cuando comience a tener relaciones sexuales, lo que ocurra primero. Puedes acompañar a tu hija en su primera consulta o animarla para que vaya sola, lo que funcione mejor para ella. Lo mismo aplica para concertar esa primera cita. Después de esa primer visita, sin embargo, deberás alentarla a realizar esta tarea sola, ya que cuidar su salud (y responsabilizarse por ella) es una aptitud importante en la vida.

 

 

Motivos para concertar una cita (para la hija)

  • Si tu hija tiene 14 años de edad y no ha notado ningún cambio puberal.
  • Si tu hija tiene 16 años de edad y no ha tenido el periodo.
  • Si tu hija está considerando tener relaciones sexuales y necesita hablar sobre la anticoncepción y los hábitos sexuales seguros.

 

Otros motivos para concertar una cita

  • Si se presentan cólicos menstruales intensos u otros dolores pélvicos.
  • Si el sangrado es muy abundante, inusual o dura más de siete días.
  • Si se presenta comezón, sensibilidad o hinchazón en la vagina, está rojiza o hay dolor o secreción inusual.
  • Si tu hija piensa que está embarazada.
  • Si tu hija ha tenido períodos durante más de un año y estos son irregulares, o le han faltado más de tres períodos. (Solamente puede esperar tres meses si está segura de que no está embarazada. Si existe una posibilidad de que esté embarazada, debería ver a su médico de inmediato).
  • Si tu hija orina con mucha frecuencia o siente ardor cuando orina.
  • Si tu hija ha sufrido una lesión en el área pélvica.
  • Si tu hija ha tenido sexo sin consentimiento.
  • Si tu hija no se ha protegido durante el sexo y no le preocupa un embarazo.
  • Si crees que has estado expuesta a una enfermedad de transmisión sexual.
  • Si notás un cambio en la regularidad de sus periodos.
  • Si pensás que podrías estar entrando en la menopausia.

 

Fuentes

  • Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés), Panfleto Educativo AP150, Tu primera visita al ginecólogo: en especial para las adolescentes.

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe