En esta sección vas a encontrar respuestas a las dudas que van a surgirle a tu hija durante la pubertad, para que puedas ayudarla.

1) ¿Cuándo va a llegar su primera menstruación?

La primera menstruación de una nena suele suceder entre los 11 y los 13 años de edad. Sin embargo, el cuerpo de cada nena es diferente y tiene su propio ritmo. Puede llegar aproximadamente 2 o 3 años después de la aparición de las primeras señales de la pubertad.

Suceda cuando suceda, la primera menstruación de una niña no tiene que ser traumática. Ayudala a permanecer confiada durante la pubertad brindándole la información que ella necesita.


2) ¿Qué cambios me puedo esperar?

Cambios físicos:

  • - Se van a desarrollar sus senos

  • - El cabello y la piel pueden volverse más grasosos

  • - Experimentará olores corporales y crecimiento de vello en las axilas, piernas y pubis

  • - Le vendrá la menstruación


Cambios emocionales:

  • - Puede que empiece a expresar sus sentimientos con más facilidad (buenos y malos)

  • - Puede que se enoje con facilidad y pase por cambios de humor

  • - Puede volverse más consciente de sí misma y compararse con otras nenas


3) ¿Cómo puedo ayudar a mi hija si experimenta pérdida de confianza en sí misma?

La confianza de las nenas se desploma durante la pubertad. Esta puede ser una fase inquietante, pero vos la podés ayudar. Prepará a tu hija con la información que ella necesita para enfrentarse a la posible falta de confianza y para que le muestre al mundo que hacer las cosas #ComoNena es genial.



Es probable que tu hija en esta etapa, tenga algún contratiempo o tropiezo. Tu trabajo es recordarle que cada tropiezo es un paso hacia la dirección correcta, alentarla en sus pasiones, e impulsar la toma de riesgos positiva. Algunas herramientas:


AYUDALA A CRECER CON LA MENTALIDAD DE PROGRESO:

La Mentalidad de Progreso es la creencia de que se pueden desarrollar habilidades a través del esfuerzo. Esta creencia tiene efectos positivos y poderosos: ayuda a mejorar el rendimiento escolar, a buscar desafíos y a recuperarse de las fallas. Es lo contrario a la Mentalidad Fija, que es creer que la inteligencia se le da a uno cuando nace, y que las habilidades no pueden mejorar.



DEMOSTRALE EMPATÍA:

Ser fuerte al enfrentar el fracaso no significa no tener sentimientos. En lugar de decir “No es tan grave” deberías decirle “Sé que es difícil, y lo siento mucho”.


SEÑALÁ SUS LOGROS:

Las nenas tienden a culparse y a dudar de sí mismas cuando las cosas no salen bien. Cuando tu hija se juzgue a sí misma con dureza, recordale lo que ha logrado hasta el momento.


ANIMALA A DAR EL PRÓXIMO PASO:

Después de un tropiezo, ayudala a reorganizarse y a planear el siguiente movimiento. Enfocate en los pequeños logros. Si ella obtiene una mala nota en matemáticas, animala para que aspire a una nota más alta.


AYUDALA A HACERSE ESCUCHAR Y RESPETAR:

Muchas chicas comienzan a cuestionarse y a dejar de hablar con confianza de sí mismas. ¡Pero los padres pueden marcar la diferencia! A continuación, encontrarás algunas maneras de ayudarla a hacerse escuchar y respetar:

  • • Decile que su voz merece ser escuchada y que su opinión es válida.
  • • Que se aparte de las disculpas. Muchas chicas empiezan a disculparse incluso antes de dar su opinión. En lugar de decir “Probablemente estoy equivocada, pero...”, sugerile que empiece con “Esto es lo que pienso”.
  • • No dejes que insulte su propia opinión. Decile que no es necesario menospreciarse después de decir lo que piensa.

ANIMALA A QUE SIGA HACIENDO DEPORTES:

Muchas chicas se vuelven menos activas22 físicamente al llegar a la pubertad, pero los deportes son una forma de ayudar a tu hija a reforzar su confianza. Los deportes crean importantes relaciones con los miembros del equipo, enseñan a las nenas cómo manejar los fracasos y que la práctica y la planeación llevan a la victoria. Por eso, ¡hacé que siga ejercitándose #ComoNena!


4) ¿Cuáles son los elogios correctos para aumentar la confianza de mi hija?

Los elogios correctos pueden aumentar su confianza

Nueve de cada diez mujeres creen que las palabras pueden llegar a hacer daño si no son usadas correctamente.

Lo creas o no, los estudios muestran que los elogios equivocados pueden tener un efecto negativo en los chicos. Cuando tu hija logra algo, ¿La elogiás por su inteligencia o por haber trabajado duro? Decirle lo inteligente que es puede hacer que se sienta presionada a demostrar sus habilidades una y otra vez, a preocuparse por el fracaso e incluso a dejar de intentarlo. En cambio, si la felicitás por sus estrategias y por su determinación (lo cual se conoce como “elogio al proceso”), ella sentirá que fue felicitada por su persistencia.


¿Qué elogiar?

  • • Cuando intenta diferentes estrategias. “Me impresionó como pensaste en diferentes maneras para solucionar ese problema con tu amiga”
  • • Cuando intenta buscar desafíos. “Estoy orgullosa de vos por elegir ese desafío”
  • • Cuando demuestra persistencia. “Te entregaste por completo hasta que lo resolviste, ¡Eso es genial!”

¿Qué no elogiar?

  • • El atractivo físico. “Tu pelo es muy lindo”
  • • Inteligencia. “Sos súper inteligente”
  • • Las evaluaciones morales. “Sos muy buena persona”

5) ¿Cómo puedo ayudarla a construir mejores relaciones en esta etapa tan decisiva?

La falta de confianza puede crear tensión dentro de las relaciones. A medida que tu hija atraviesa la pubertad, las relaciones entre los amigos se vuelven cada vez más importantes. Va a empezar a preocuparse por lo que sus amigos piensan y esto podría empezar a interferir en lo que ella piensa sobre sí misma. Puede empezar a cuestionarse sobre cómo se ve o sobre cómo se viste, imaginándose lo que sus amigos estarán diciendo a sus espaldas. Todo esto puede afectar muchísimo su confianza. La buena noticia es que, el hecho de tener al menos una buena amistad cercana y sólida, puede ayudarla increíblemente.

  • • Preguntale por sus amigos y sobre cómo se siente respecto a ellos/li>
  • • Animala a ampliar su grupo de amigos y a conocer personas nuevas
  • • Hacele saber que es normal sentirse ansiosa por encajar en un grupo, pero que no tiene por qué sentirse mal si no encaja.

6) Cómo ayudo a mi hija a que haga frente a los conflictos?

  • • Demostrale empatía: Tomate un tiempo para reconocer que los conflictos son dolorosos. Cuando las chicas sienten que los adultos respetan sus sentimientos, son más abiertas para hablar y proponer ideas para el siguiente paso.
  • • Asegurate de que tiene un argumento: ¿Ella puede exponer su problema de forma clara y concisa? ¿Cuál es su objetivo en esta situación? Ayudala a identificar y a enfrentar el conflicto actual – y no el rencor de hace dos meses.
  • • Enseñale a decir lo que siente: Enseñale a tu hija a explicar sus sentimientos sin acusar a los demás, y tratar de explicar cómo le afectó a ella, por ejemplo, haberle dicho a su amiga “¡Vos siempre me mentís!” en lugar de “Me molesta cuando me mentís”.
  • • Hacé que elimine los insultos: Animá a tu hija para que se concentre en las acciones que la enojan, en vez de en los insultos. Incentivala a que escriba lo que siente o a que hable con un adulto de confianza, en lugar de desahogarse con sus amigos o en las redes sociales.
  • • Ayudale a entender al otro: Para resolver un conflicto, tu hija necesita entender en dónde entra la otra persona. Preguntale cómo debe estar sintiéndose su amiga y por qué, también preguntale qué podrían haber hecho diferente las dos.

Tips para conversar con tu hija

Asegurate de tener algunos momentos de calidad cada semana para que las dos puedan conversar. Aproximadamente 10 o 20 minutos son suficientes. No todas las charlas serán “la charla”, pero cuando ella vea que estás ahí para ella, hablará cuando se sienta lista. Tips:

  • 1) No tenés que saberlo todo. Recordá que para tener una charla no tenés que ser capaz de responder a todas sus preguntas. Solo admití que no lo sabés y que la vas a ayudar a investigar después.
  • 2) Dejá una puerta abierta. Asegurate de que ella sepa que puede seguir haciendo preguntas si se le ocurre alguna después y dale otros recursos informativos.
  • 3) Demostrá confianza. Si te sentís segura y cómoda hablando, ella también lo estará. Actividades divertidas ayudarán a romper la energía nerviosa.
  • 4) ¡Hacé preguntas abiertas! Es fácil hacer una pregunta específica y dejar claro lo que querés saber. Pero hacerle una pregunta abierta puede llevarla a abrirse con facilidad.
  • 5) DALE INFORMACIÓN. Construí la confianza de tu hija iniciando la charla sobre la menstruación y proporcionándole toda la información que necesita, pero dejando un espacio para que explore sus propias opciones.
  • 6) TRANQUILIZALA. Hacele saber que es probable que su menstruación empiece en cualquier momento, y que es normal. Tu pre-adolescente puede alarmarse al enfrentar alguna de las señales de la pubertad por primera vez, como flujo o fluidos blanquecinos en su ropa interior. Los protectores diarios de Always la ayudarán a sentirse fresca y también aliviarán sus preocupaciones en caso de que su menstruación llegue de sorpresa.

¿Qué productos hay para que se sienta protegida?

Las toallas femeninas son un medio externo de protección para usar en la ropa interior. Son muy cómodas y muchas nenas eligen usarlas durante sus primeros periodos.

Las toallas femeninas modernas tienen en su interior un poderoso gel absorbente que absorbe rápidamente los líquidos y no los deja escapar, a la vez que mantiene la toalla delgada, lo que la hace muy cómoda.


Para mantener la frescura y limpieza diaria, tu hija puede utilizar los protectores diarios. Además de que son delgados y suaves, pueden ser usados todos los días. Debido a que la menstruación suele ser irregular al comienzo, los protectores también le brindarán tranquilidad a tu hija 2 a 3 días antes y después de su menstruación.