maternidad

Ser madre cambia nuestras vidas para siempre - Parte 2

Una siestita puede ayudar

Recién después de un parto difícil con su primer hijo y de su segundo embarazo, Anna empezó a escribir. “Mi carrera de escritora despegó realmente durante mi recuperación y segundo embarazo. Empecé a trabajar durante el horario de la siesta de los chicos y a la noche”.

Anna relata que los únicos chistes que puede contar actualmente son los típicos chistes para niños. Sus hijos tienen un chiste preferido, uno que les enseñó su abuelo:

Anna: Toc, toc.
Chicos: No hay nadie.
Anna: Ah, menos mal que no vine.

“Ni siquiera es tan gracioso, pero parece que a los chicos les causa mucha gracia. No hay nada más genial que reírte con tus hijos por algo”.



Estímulo con papel y lápiz

Los hechos son los hechos. Ser padre es espectacular, pero te tenés que despedir de tu antigua vida nocturna. En cuanto a la parte positiva, Anna nos recuerda que los chicos son oro puro para lograr material para la comedia. Se puede observar la maternidad como una estación durante la cual las noches están enteramente dedicadas a cuidar a los hijos, y escribir sobre eso más adelante. (Descubre más sobre ser mamás)

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe