ser madre

El oficio de ser mamá: hogar y trabajo

El oficio de ser mamá: hogar y trabajo


Aquí, mujeres que son mamás empresarias, madres y directoras de empresas, acostumbradas a hacerse cargo de todo, ofrecen algunas formas de bajar el ritmo y hacer nuestra vida más sencilla.

¡Relajate madre! 

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Amamos a nuestros hijos más que a nada, y como todas las madres, hacemos lo imposible por ser las mejores: sabrosas comidas preparadas todos los días, ropa perfectamente planchada, etc. Pero fijar un estándar demasiado alto puede conducir al estrés, y pronto nos vamos a quedar sin combustible. ¿La clave? ¡ No tratar de ser perfecta! Además, es mucho mejor para nuestros pequeños si ven que sus madres también tienen fallas como todos los demás. 

Consejo de una madre empresaria:
¡Poné las cosas en perspectiva! Cuando nuestros hijos nacen, ¡entramos en pánico! Creemos que deben comer solamente alimentos preparados en casa para asegurarnos de que crezcan lo más saludables que sea posible. ¡ Olvidá esas ideas preconcebidas! Si de vez en cuando se comen un tarro completo de comida de bebé, no van a tener indigestión. De todos modos van a recibir todos los nutrientes y vitaminas que necesitan para crecer adecuadamente. ¡No te preocupes!

¡Tomá un tiempo para vos! 

Después del trabajo corremos a la escuela a buscar a los niños y de ahí volamos a casa para encargarnos de todo allá: tareas escolares, la hora del baño, la comida, etc. ¿Qué tal si aprendemos a relajarnos tomando media hora para nosotras en lugar de simplemente correr todo el día y todos los días? Lo más importante es que dejes de sentirte culpable. Todo valdrá la pena: ¡al final vamos a lograr más cosas! 

Consejo de una madre empresaria:
Ponete ropa casual en cuanto llegues del trabajo, hacete una taza de té y dejate caer en el sofá con tu revista favorita, o llamá a tu mejor amiga. En pocas palabras, tomate un tiempo para vos. Eso te ayudará a recargar tus baterías.

¡Aprendé a delegar (un poco)! 

Cuando nos sentimos sobrecogidas por tanto que tenemos que hacer, con frecuencia nos cuesta trabajo pedir ayuda a los demás. Creemos que la gente nos va a juzgar si no estamos a la altura. ¡Sacate ya esa idea de la cabeza! Delegar tareas es bueno para nuestro desarrollo personal y para el de toda la familia: Papá, los abuelos, etc., sólo quieren ayudar, ¡así que dejalos que ayuden!

Consejo de una madre empresaria:
Un sistema muy inteligente es el de "Quien actúa, está bien". Básicamente no importa si el sweater café de Nono no combina con sus zapatos rojos o si comió papas fritas dos veces esta semana porque ¡Quien actúa está bien! Ya no tenemos que estar constantemente dependiendo de papá y ahora él puede dedicarse completamente a su propio papel.

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe