Consejos para salir de una vida cotidiana

Consejos para cambiar tu vida cotidiana

Lograr un cambio en tus tareas del día a dia, ya no será algo imposible. Tenemos para vos, consejos útiles de la experta Kristina Gyllensten, para lograr cambios significativos en tu vida, de una manera sencilla.


¿Tendés a dejar siempre para el día siguiente las tareas más aburridas? ¿Sos de esas que entrena mucho durante enero y después vuelve a guardar las zapatillas en el armario? No te preocupes, aquí está toda la ayuda que necesitás.

El error más grande que cometemos es creer que será rápido y fácil intercambiar un mal hábito por uno bueno o cambiar nuestro comportamiento, pero no hay solución rápida. "Nos estamos engañando", dice Kristina Gyllensten, psicóloga matriculada, coach psicológica y uno de los autores del libro "Psykologisk coachning – fór varaktig fórändring (Coaching psicológico para un cambio duradero)". El libro se basa en la terapia cognitivo-conductual (Cognitive Behavioral Therapy, CBT; KBT en sueco) excepto que se aplica al coaching y, de allí el nombre en sueco: KBC.

– CBT se emplea principalmente como método terapéutico cuando hay problemas psiquiátricos más graves, pero aquí hablamos de cómo podemos hacer cambios comunes, cotidianos, que son duraderos a largo plazo, explica Kristina Gyllensten. Por ejemplo, no renunciar tan rápido a los ejercicios...

Para establecer un cambio duradero, primero tenés que darle el tiempo suficiente. Pero también tenés que ver el trabajo de cambio como un proceso con distintos pasos, aconseja Kristina Gyllensten.

 



1. Identificá el patrón

Aprendé a ver y reconocer el patrón en la conducta o el hábito que querés cambiar y observá el hábito negativo mientras sucede. Por ejemplo, ¿es verdad que iniciás sesión en Facebook cuando es el momento de lidiar con el correo laboral?

2. Observá tus pensamientos automáticos

Preguntate por qué resulta de esa manera. ¿Cuáles son los pensamientos automáticos que gobiernan tu comportamiento? Observalos y cuestionalos. Solo así podrás encontrar pensamientos e imágenes alternativas. Intentá imaginar lo bien que te sentirás una vez que finalmente hayas contestado los mensajes en vez de concentrarte en todo el trabajo que cuesta hacerlo. Y tal vez después te ganes como recompensa un ratito en Facebook. Las recompensas de distintos tipos siempre son buenos incentivos.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

3. Ejercicio/práctica:

Practicá reordenar tus pensamientos. Sí, así es, ¡practicá! Acá es entonces donde solemos fallar: como una sola vez lo hicimos bien, creemos que automáticamente seguirá así de ahora en adelante. Pero eso no es así. Para realmente reordenar los pensamientos hay que tomarse el tiempo necesario y hay que hacerlo una y otra vez. Ya saber eso es una suerte de consuelo, porque entonces no vas a sentirte una fracasada cada vez que algo te salga mal (y, por lo tanto, abandones más rápido).

4. Tomá conciencia

Controlá tus ejercicios con frecuencia. Una vez al día puede ser suficiente. ¿Cómo está yendo el cambio? ¿Cómo se siente? ¿Qué obstáculos o dificultades surgieron (si los hay)? Con un control constante vas a tomar conciencia, que a su vez te hará comprender que es algo muy necesario, que los cambios duraderos llevan tiempo. Un consejo para acordarte de las cosas es usar la función de recordatorio del celular.

5. Preparate para los obstáculos imprevistos que podrían surgir

Tomá en cuenta que pueden suceder cosas que interfieran con tus buenas intenciones. El hecho de que estés enferma durante una semana no puede sabotear tu ambición de empezar a hacer ejercicio con frecuencia. Por esta razón, es muy importante que encuentren buenos sistemas con anticipación para que vuelvas rápido a la actividad. Entonces tu "fracaso" debido a una enfermedad u otras razones no será tan grave. ¡Y te va a ser más fácil retomar la actividad!

6. Mirá hacia atrás

Acordate de otros cambios previos que hayas hecho en tu vida. Por un lado, te va a dar buena información sobre lo que hiciste para lograrlo en ese momento y, por otro, ayuda a tu autoestima saber que sos una persona que de verdad puede arreglárselas para lograr un cambio.

Si a pesar de todo esto, no lograste cambiar tu comportamiento en términos generales después de este proceso, deberías estar atenta al por qué, recalca Kristina Gyllensten. Entonces, probablemente, tu "pequeño" problema sea parte de un panorama más amplio, en el que es posible que necesites un tratamiento psiquiátrico más profundo. Por ejemplo, si nunca sentís ninguna motivación a pesar de varios intentos e incentivos, quizás estés sufriendo una depresión. O, si a pesar de haber aprendido a organizar mejor tu vida con muchos hábitos que te ahorran tiempo todavía te sentís igual de estresada, quizás estés encaminada al agotamiento.

Así que, otra vez, siempre estate atenta a cómo procede –o no procede– tu trabajo de cambio, concluye Kristina Gyllensten. Entonces vas a tener todos los prerrequisitos para, sola o con ayuda, lograr un cambio en vos misma y atenerte a ello.

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe