Bronceado inteligente: cuida tu piel con bloqueador solar

Bronceado inteligente: protector solar

Llegó el verano y es momento de disfrutar del sol. Aprendé cómo broncearte y protegé tu piel al mismo tiempo con protector solar.


A todos nos gusta escaparnos a la playa y darnos un baño de sol en verano. Pero son pocos los que lo hacen con responsabilidad. Sigue nuestros consejos y dale a tu piel lo que se merece

FPS
Si ya estás usando una crema hidratante diaria con Factor de Protección Solar 15, ya cubriste tus necesidades básicas de protección solar para el rostro, al menos para la mayoría de los meses del año. Pero en el verano, el factor de protección solar debe ser, como mínimo, de 30. Buscá una fórmula a prueba de agua. Tenés que comprar bases y polvos minerales que no desaparezcan cuando las temperaturas suben y transpirás.

Pero tener un buen Factor de Protección Solar no sirve para nada si no te lo aplicás bien. Se necesita una cucharada de crema solar para la cara, y aproximadamente, 3 cucharadas para el cuerpo. Y no te olvides de aplicar en zonas postergadas como las orejas o el empeine de los pies. También debés encontrar un bálsamo de protección labial con FPS.

Revisá la etiqueta
Fundamentalmente, hay dos tipos de ingredientes principales en los protectores solares: bloqueadores físicos de dióxido de titanio o de óxido de zinc (que, literalmente, bloquean la luz), y filtros solares químicos, que absorben la radiación Ultravioleta. El Mexoryl y Octocyclene son los ejemplos más comunes de este último. Muchos productos de protección solar eficaces contienen ambos elementos: filtros solares físicos y químicos. Cuando vayas a comprar, buscá los llamados de "amplio espectro": es decir, los que te protegen de los rayos UVA y UVB.

¿Por qué tomarse todas estas molestias? Los rayos UVB son la principal causa de quemaduras solares; mientras que los rayos UVA son capaces de penetrar el vidrio y las ventanas, y causar un daño más profundo en la piel. Ambos causan arrugas, pecas y las odiosas manchas de la edad. Y lo más importante: la exposición a estos rayos aumenta significativamente las probabilidades de contraer cáncer de piel.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Llevá un sombrero
Si vas a estar cerca del mar, olvidate de la gorritas con visera o los gorritos playeros, y optá por un sombrero de ala ancha, con una trama bien cerrada. Las gorras te dan protección solar para la frente, pero no abarcan los laterales de la cara ni la nariz cuando mirás hacia arriba. Y, si estás pensando en tirarte bajo el sol durante largos períodos, volvé a aplicarte protector solar cada dos horas; y aún con más frecuencia si estás nadando o sudando.

Si bien es tentador (¡y delicioso!) tirarse al sol y no parar hasta que el bronceado sea color caribeño, es mejor que no te hornees bajo los rayos más peligrosos. Los rayos UVB son más intensos entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde; y son más fuertes en verano, en las zonas altas y en lugares que están más cerca del Ecuador. Una buena alternativa, es simular el bronceado con la ayuda de los autobronceantes y las cremas con color, que te dan el mismo tono y resplandor, pero sin dañar la piel.

Piel hidratada, piel feliz
El verano y el sol son motivos más que suficientes para empezar a sonreír. La felicidad es el mejor cosmético para la belleza, y una de las mejores maneras de ser feliz, es cuidarte mucho a través del ejercicio, comer bien, dormir lo suficiente y beber agua en abundancia.

Disfrutá de los cielos soleados, tratá bien a tu cuerpo y hacé de tu verano una fuente de salud y bienestar. ¡A disfrutar la temporada!

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe