Niña comiendo

¿Cómo cambiaron mis hábitos alimenticios desde que soy mamá? - Etapas

¡Hábitos alimenticios de acuerdo con cada etapa!


Primer año de maternidad: Todo lo que pueda comer con una mano

Meses 1 a 3:

Subsisto a base de bocados y mordiscos de comida que mis amigos me envían con piedad y que mi marido me lleva a la boca. Como estoy amamantando solo puedo usar un brazo, por lo que la comida ideal viene en rollos que puedo manejar con facilidad.

Dar la teta cada 30 a 40 minutos las 24 horas me deja muerta de hambre.

Hay botellas de agua y bolsas de frutos secos por toda la casa.

Meses 4 a 12:

Devoro una ensalada mientras el bebé no llora en la sillita vibradora por 90 segundos.

Casi me atraganto con un burrito, porque una amiga me ofreció tener al bebé mientras como, pero no quise abusar de su tiempo.

Calorías > nutrición en este punto.

Degluto más galletitas para la dentición de las que debería.

Segundo año de maternidad: "¿Querés probar lo que come mamá?"

Fui bendecida con un bebé que come de todo, así que cada comida es un espectáculo. “Uhhh, esto es calabaza. Hay que masticarla un poco, ¡mirá cómo como! ¡Miammmm!”.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Mi hijo agarra todos los puñados de comida que estén a su alcance, así que de pronto me preocupa lo que haya en mi plato en cualquier momento.

Intento volver a cocinar: platos simples con pescado, arroz y porotos, guisos rápidos de vegetales.

Mi hijo no es de los que se sientan tranquilos y juegan mientras cocino, así que el proceso lleva más apuro y menos creatividad que antes de que naciera. (¡Obvio!)

Tercer año de maternidad: ¿Nutrición? ¿Qué nutrición?

Volví a trabajar, pero solo dejo al bebé en la guardería por medio día, así que termino trabajando a altas horas de la noche mientras mi familia duerme.

Vuelvo a recurrir al hábito de comer galletitas del pasado para mantenerme despierta.

Durante el día, subsisto a base de café, tostadas y cereales.

Las cenas siguen siendo bastante equilibradas porque comemos los tres juntos, pero las comidas azucaradas, crocantes y masticables, son mi debilidad.

Cuarto año de maternidad: Comidas equilibradas y más equilibrio para mí

Ahora, mi hijo es un adolescente de tres años. Su estado de ánimo domina sus elecciones alimenticias, aunque a decir verdad sigue teniendo un paladar variado. Esto significa que en general come cualquier cosa que le sirva de cenar, así que puedo volver a jugar con los menús y buscar ideas de platos familiares vegetarianos en Internet.

Adquirí la rutina de dejar preparados todos los ingredientes para la cena que pueda a la mañana antes de ir trabajar, así puedo tirarlos todos cortados en una sartén a la noche.

¿Qué paso con las galletitas de la medianoche? Lo estoy trabajando.

Al igual que la maternidad, mis hábitos alimenticios han sido toda una aventura durante estos últimos cuatro años. De todas formas, las lecciones fueron, bueno, riquísimas.


  Para publicar un comentario, log in

banner recipe