alimentos-saludables

Alimentos saludables para tus dietas

Los súper alimentos saludables, incorporados en tus dietas, te ayudan a mantener tu sistema inmunológico fuerte y sano; permitiéndote combatir el clima frío que nos hace acurrucar en casa y, lamentablemente, ser susceptibles a los virus de invierno. Aprendé sobre estos alimentos y sus beneficios.


Saboreá con regularidad estos inmunoestimulantes naturales, que pueden conseguirse con facilidad en un almacén o dietética cercana, y cosechá las recompensas en la forma de un sistema inmunológico fuerte, piel saludable, más energía y mejor humor:

1. Súper hierbas

Las “súper hierbas” inmunoestimulantes pueden consumirse con regularidad como los alimentos.  Un buen ejemplo es la Moringa, una planta que es nativa de las laderas de los Himalayas. Otro es el ginseng, conocido en todo el mundo por sus propiedades de recuperación de energía y aumento de fuerza. Es un denominado “adaptógeno” que ayuda al cuerpo a adaptarse a las condiciones estresantes diarias.

 

2. Súper alimentos

Estos son alimentos vegetales que son particularmente altos en nutrientes beneficiosos para la salud. Los súper alimentos a incluir en tu dieta son:

  • Camu camu, una pequeña fruta nativa del bosque tropical del Amazonas. Es una de las fuentes más concentradas de vitamina C y un poderoso antioxidante. Puede tomarse a diario con limón y miel como un elixir de inmunidad y es ideal para los niños, ya que puede agregarse a las bebidas, no tiene azúcar y puede dosificarse según los requerimientos.
  • Baobab es una fuente fantástica de fibra alimenticia, que actúa como “alimento” (prebióticos) para las bacterias amigables en tus intestinos que tienen una función importante en la inmunidad. Baobab contiene pectina (una forma de fibra), calcio, vitamina C y hierro, convirtiéndolo así en un alimento inmunoestimulante potente. 
  • Los champiñones se han usado como inmunoestimulantes naturales durante siglos. Los champiñones japoneses son especialmente potentes, ya que contienen ergotioneína, una forma de vitamina D y un antioxidante que no se destruye durante el proceso de cocción.  Los champiñones aumentan la producción y actividad de los glóbulos blancos, que luchan contra las infecciones. Shiitake, Maitake y Reishi parecen ser los más efectivos y pueden comerse a diario.

 

3. Probióticos, prebióticos y alimentos cultivados

El aparato digestivo, la defensa de primera línea del sistema inmunológico, depende de las bacterias vivas (o “microflora”) para trabajar de forma eficiente. Tanto los prebióticos como los probióticos apoyan la salud inmunológica promoviendo el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas y deben incorporarse a tu dieta todos los días.

Una fuente excelente de probióticos es el yogur cultivado natural, algo que conviene mucho comer todos los días, mientras que las buenas fuentes de prebióticos incluyen los espárragos, la banana y las endibias. Otras buenas fuentes de prebióticos y probióticos incluyen los alimentos cultivados fermentados, tales como kimchi, kombucha, goma guar, sauerkraut y kéfir.

 

4. Frutas y verduras coloridas

Las plantas contienen miles de compuestos naturales denominados fitoquímicos que ayudan a protegerlas de gérmenes, hongos y otras amenazas. Estos químicos también pueden protegerte. Si podés optá por frutas y verduras orgánicas de temporada, ya que estas tienden a contener más nutrientes. También es mejor comer las verduras brillantes crudas.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

El más poderoso de todos los antioxidantes alimenticios se encuentra en la familia de los frutos rojos, por ejemplo, arándanos, moras, arándanos rojos y frutillas. Las antocianinas les dan a los frutos rojos sus colores intensos y vivos (por ejemplo, rojo o violeta intenso). Más aún, los frutos rojos también contienen cantidades impresionantes de vitamina C.

Los ejemplos de otros fitoquímicos que estimulan la inmunidad, y sus fuentes alimenticias, incluyen:

  • Carotenoides amarillos en la batata y la calabaza amarilla
  • Licopeno rojo en los tomates y la guayaba
  • Alicina blanca en el ajo
  • Quercetina en las cebollas
  • Resveratrol en las uvas moradas y el vino tinto

 

5. Té verde

Bebé sorbos de té verde con regularidad. Esta bebida popular china ayuda a mantener la inflamación bajo control, rastrea radicales libres que causan enfermedades en el cuerpo y protege a las células contra el daño al ADN.

 

6. Zinc

El mineral y antioxidante zinc es un inmunoestimulante ignorado con frecuencia, aunque extremadamente importante.  Ayuda a curar las infecciones y las frena. Se encuentra predominantemente en la carne de res, por ese motivo los vegetarianos deben prestar mucha atención a su consumo de zinc. Otra buena fuente son las semillas de calabaza.

 

7. Agentes desintoxicantes

Algunos compuestos ayudan al cuerpo en el proceso desintoxicante. De esta forma, reduce la carga en el sistema inmunológico. Un ejemplo es la clorofila, un antioxidante que se encuentra en todas las verduras verdes. Para cosechar los beneficios, deleitate con todas las verduras verdes que sea posible.

 

8. Proteína del suero de la leche

La proteína del suero de la leche que se aísla de esta es fácilmente absorbida y contiene potentes antioxidantes. La proteína del suero de la leche en polvo puede incorporarse a los desayunos y batidos, en especial si deseás aumentar y mantener la resistencia general al hacer ejercicio.

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe