como guardar ropa

Ideas para guardar ropa y conservarla

Un perchero de ropa con ruedas: podría parecer que tiene onda y es moderno, pero... si escuchás de cerca oirás el sollozo ligero de tus prendas favoritas. Por lo tanto, escuchá con atención, ¡no lo hagas! ‘Zin in meer’-la experta, Hilde sabe como nadie cómo mantener tu armario en excelentes condiciones.


¿Desearías sacar más provecho de tu presupuesto en ropa? Bueno, esto es posible extendiendo el ciclo de vida de tu armario y por medio de inversiones inteligentes. Las prendas básicas son iniciadores de moda atemporales que te permiten combinarlas una y otra vez. ¡Consultá las prendas imprescindibles de esta temporada acá!

Asegurate de cuidar tus compras y conservarlas en un placard en buen estado. Un perchero de ropa con ruedas podría ser deslumbrante en tu habitación, pero sacarlo rodando por la puerta hasta el primer tacho de basura que ves es un consejo útil y real. No solo la luz del sol y artificial es dañina para las telas. La ropa que está afuera y no está cubierta es una guarida favorita para las polillas y las moscas. Las últimas dejan marcas no deseadas en la forma de manchas negras minúsculas, pero difíciles de eliminar en tus mejores cosas (y sí, ¡estas pequeñas bestias negras saben exactamente qué prendas elegir!).  Prevenir es mejor que curar, incluso en tu armario. Un puñado de clavos de olor en un pañuelo: reciclalo con regularidad para obtener un efecto óptimo; ayuda a combatir las polillas.  Asegurate de que la ropa que guardás en el placard esté fresca y limpia. A las polillas no solo les gusta mucho la lana, sino que también le hincan el diente ansiosamente a las telas sintéticas con sudor y manchas de grasa o restos de comida.   Asimismo, dado que la ropa necesita aire, las fundas de plástico no son una opción. Estas tienen por objeto ser usadas cuando se realiza un viaje, no como protección en un armario.

Otro consejo para que se prolongue la vida de lo que guardás en tu armario: ¡manejalo con cuidado!

La regla básica para lavar es separar. Los tonos oscuros, claros y los colores se lavan por separado. Cerrá los cierres y lavá la ropa del revés para evitar el desgaste por uso.

Un producto con lavandina puede hacer maravillas en el lavado de prendas blancas. Lavá los colores brillantes con jabón en polvo sin lavandina. En caso de duda... Es mejor seleccionar un lavado más frío que más cálido.  Elegí el lavado a máquina (no deja rayas o manchas concentradas) en lugar del lavado a mano, si la tela lo permite. Probado y aprobado: Dreft Active-Care gel.

La seda es una tela natural lujosa que requiere un enfoque exclusivo: lavar por separado, fijar el programa de lavado en lavado suave y usar una cantidad mínima de detergente líquido suave. Secá extendiendo la prenda y obtené flexibilidad extra colocándola en un gabinete de secado con el programa en la posición más fría. Las telas brillantes sintéticas se planchan mejor del revés.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Por otro lado, la lana se lava mejor a mano con agua templada y jabón.   Nunca escurras la lana, mejor apretala y dejala secar en posición extendida, lejos de cualquier fuente de calor. Nunca uses un suavizante para tela. Este adhiere un tipo de película en la lana que puede dañar las fibras y anula todas las propiedades beneficiosas de la lana.

Las lentejuelas también requieren un trato delicado durante el lavado. Enjuagá tu prenda, no la escurras ni la frotes a mano, en agua templada y jabón o colocala en una funda protectora blanca sellada y lavala en el lavarropas a temperatura baja. Secala extendida y colgala lo suficientemente lejos de forma segura para mantener los brillos de forma prolija en su lugar.

Mejor dejá el cuero a un especialista. No obstante, usá un aerosol para cuero para tratarlo antes de usar, a fin de hacerlo resistente a la suciedad y la humedad. Nunca lo dejes secar cerca de una fuente de calor (pierde su flexibilidad) y colgalo en un lugar seco, adecuadamente ventilado (esto evita la formación  de moho). Sin embargo, podés lavar el cuero sintético. Seleccioná un programa libre de arrugas si lo ponés en el lavarropas o el gabinete de secado. El planchado no es necesario. ¿Podría ser más fácil?

Los zapatos y carteras de cuero tienen una superficie impermeable y no es necesario tratarlas con un aerosol.  Nunca pulas con una pomada para zapatos regular, ya que deja rayas detrás de la superficie brillante. Usá un producto especial que limpie y otorgue brillo extra (puede comprarse en farmacias). También podés usar leche o aceite para limpiar. Untá aceite de trementina en cuero patentado que tenga un aspecto opaco y pulilo con una tela.

No obstante, ¿vos sos como yo, que empieza a hiperventilar inmediatamente solo al leer todos estos consejos de lavado de ropa y aseo personal? Entonces siempre podés tomar la ruta de escape de las amas de casa desesperadas para sus prendas favoritas. ¡Pedile ayuda a tu mamá!

 

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe