Cambios-look

Cambio de look para la oficina

Mostrar tu propio estilo a la hora de volver a la oficina puede llevar tiempo, ¡pero que no te haga llegar tarde al trabajo! Lográ un equilibrio entre el trajecito de oficina clásico y una expresión creativa completa agregando gradualmente elementos que reflejen tu personalidad. Una estilista nos ofrece sus mejores consejos para una transición refinada y profesional del hogar a la oficina, para lograr un nuevo look.


Es posible que extrañes usar un jean y una remera para estar en tu casa con tus hijos, ¡pero tener un aspecto profesional va a expresar otro lado tuyo!

Atuendos adecuados e inadecuados para el trabajo

No existe un atuendo estándar para la oficina porque lo que se considera adecuado varía ampliamente, dependiendo de la ubicación, la industria, el cargo, las funciones y muchos otros factores. La mejor manera de saber qué es apropiado es observar qué visten las personas con un cargo uno o dos niveles superiores al tuyo en la oficina o durante la entrevista.

 

Que sea rápido

La manera más fácil de vestirte a la mañana es elegir la ropa la noche anterior. La preparación ahorra tiempo y reduce el estrés, especialmente si también tenés que preparar a tus hijos. Sé flexible y considerá varias opciones. Si planeás con demasiados días de anticipación, puede resultar complicado tener en cuenta ciertas cosas como cambios climáticos, reuniones importantes y eventos para los cuales tenés que arreglarte más, además de tu estado de ánimo.

"Cuando viajaba cuatro días por semana como asesora de gerencia, planificaba mis atuendos para varios días para poder reducir la cantidad de zapatos y accesorios que tenía que llevar", cuenta Jenny. "Después de todo, ¡no podés ponerte tacos negros con un conjunto en tonos de marrón!".

 

Prendas básicas para la vuelta al trabajo

Para las madres que vuelven a trabajar, inviertan en blusas sueltas con caída y en polleras que destaquen su figura, por ejemplo, que marquen la cintura. Los pantalones de piernas anchas son una opción válida, como también las chaquetas entalladas que instantáneamente las harán lucir más delgadas. Jenny no recomienda las prendas de materiales elastizados si son demasiado ajustadas. La ropa no debe quedar ajustada y tampoco se debe notar la ropa interior (o su contorno).

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Aprovechá la oportunidad para añadir tu propio estilo chic en tu look con un accesorio colorido, como un pañuelo o alguna joya. Sumale detalles interesantes como un suéter de diseño geométrico o una pollera tramada.

 

Un corte necesario

Un tema importante que Jenny nota en el cabello de las mujeres es que no se lo cortan con la frecuencia que deberían. Aunque tengas el pelo largo, tenés que ir a la peluquería cada 2 o 3 meses para mantenerlo. La mayoría de los cortes de pelo se pueden adaptar a un look apropiado para la oficina. Mantené el color retocándolo regularmente. Si tenés reflejos o color y se nota la raíz crecida, podría reflejar una falta de cuidado profesional. ¡Mantené las raíces bajo control!

 

Lográ el look perfecto

Descubrí qué es aceptable en tu entorno de trabajo. ¿Es informal o tradicional?  Es probable que la manicura con brillos, calcomanías o colores flúo no sea apropiada. Mantenelas más bien cortas y prolijas, con o sin esmalte. Lo mismo para los pies: si las uñas de los pies están a la vista al usar sandalias o zapatos con puntera descubierta ¡pintalas!

"Acordate, vos sos el producto y lo que llevás puesto es el envase", asegura Jenny. Empezá con prendas básicas y con el tiempo andá agregando elementos que reflejen tu estilo individual a medida que vayas ganando experiencia en el trabajo. Con un poco de sentido común y preparación, podés hacer la transición de tu casa al trabajo con estilo y confianza. Tu nueva vestimenta te va a resultar tan cómoda en el trabajo como ponerte un jean y una remera en tu casa.

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe