tiempo para vos

Un pequeño tiempo para vos: cómo transformarte en dos horas

En un ambiente relajado y agradable, provista de buenos productos, podés cambiar tu aspecto y tu espíritu en pocos minutos, mimándote como una diosa.


Aunque estés a las corridas, con trabajo o compromisos familiares, planificá una tarde para vos. Si tenés hijos buscá un lugar en el que estén entretenidos por dos o tres horas, pedí ayuda a alguien que los cuide o hacete un espacio a la noche, cuando ya todos duermen… Dedicá ese tiempo a renovarte: tu cuerpo y tu mente te lo van a agradecer.

 

Primero, seleccioná todos los productos necesarios para no desperdiciar ni un minuto: como mínimo, un buen shampú hidratante y una crema para peinar que deje tu pelo suave y brillante. Si nunca tenés tiempo para ocuparte de tu pelo, es una buena oportunidad para prestarle atención y tratarlo con especiales productos para pelo largo. También dejá listos los esmaltes, las cremas para el cuerpo y las toallas que puedas necesitar. Y después, transformate.

 

Ya tenés los productos ideales para el cuidado de tu pelo y de tu cuerpo, ahora acondicioná el espacio de relax. Tomá posesión del lugar que esté disponible, ya sea el dormitorio o el baño, y comenzá haciendo pequeños cambios que te predispongan al placer. Prendé una vela aromática, prepará un baño de espuma, ambientá con música suave y dedicate a disfrutar.

 

Lavá tu pelo cuidadosamente, con productos que lo dejen suave e hidratado. Luego aplicá, durante el tiempo necesario, un baño de crema o mascarilla que lo nutra y lo deje sedoso y brillante. Tu cabello está listo, es hora de ocuparte de tu cuerpo. Sumergite y relajate en un buen baño de inmersión tibio. Agregá sales de baño, espuma o simplemente unas gotas de jabón líquido perfumado. Al terminar, envolvete en una toalla grande y mullida. Realizá un masaje final por todo el cuerpo, con una crema humectante.

 

Podés dedicarle algo más de tiempo a las manos y los pies, utilizando un preparado casero que exfolie la piel y saque las asperezas y la resequedad. Para la mezcla, procesá: media taza de avena, dos cucharadas de miel, cuatro cucharadas de jugo de naranja, piel de naranja rallada y una pizca de canela en polvo. Mojá los pies, aplicá la preparación y envolvelos en una toalla húmeda y caliente. Esperá 15 minutos y retirá con agua tibia. Podés repetir el procedimiento en las manos. Terminá con una manicura que deje tus uñas hermosas y coloridas.

 

No importa si te falta tiempo o contás con pocos productos. Lo esencial es disponerte a pasar un buen momento, mimando tu cuerpo y tu cabello. Se trata de embellecerte, pero también de desconectarte un poco de los quehaceres cotidianos y de disfrutar de lo que tenés a mano. Verás qué grande es la transformación después de este ansiado relax.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

  Para publicar un comentario, log in

banner recipe