spa en casa

Hacé un spa en casa y podés tener un día tranquilo

Está lloviendo y vos y tu hija necesitan un poco de estímulo. ¿Por qué no crear un spa en casa donde las dos puedan mimarse y reforzar el vínculo madre-hija?


Lo que no debés hacer: El tiempo que pasamos en casa debe ser un deleite, no una tarea rutinaria.

Plan: ¡Podés crear un lujoso spa hogareño para mamá con muy pocos elementos!

Las cosas más importantes que necesitás son:

  • Un recipiente lo suficientemente grande y ancho que funcione como baño de pies
  • Separadores de dedos del pie
  • Una lima para pies
  • Una lima de uñas
  • Algunos productos como shampoo y acondicionador, y tu esmalte de uñas favorito


Paso uno: Conseguí sal marina y algunas hierbas frescas como tomillo (que tiene propiedades naturales antisépticas y antibacteriales) y menta (hierba refrescante que puede ayudar a aliviar pies doloridos) y colocá agua tibia en un recipiente para baño de pies.

Paso dos: Agregá la sal marina y las hierbas al agua. Usá la lima de pies para eliminar la piel seca en la planta de los pies antes de remojarlos en el agua por cinco o diez minutos. Asegurate de que el agua no esté demasiado caliente o fría.

Paso tres: Sacá los pies del recipiente, secalos bien y disfrutá de una breve pedicura antes de aplicar el esmalte de uñas. Si tenés un palito de naranjo, usalo para empujar hacia atrás las cutículas. Tomá un alicate y cortate las uñas de los pies – de forma recta en lugar de arqueada – y usá una lima de uñas para darles forma

Paso cuatro: Ahora llegó el momento de pintarse las uñas de los pies. Usá el separador de dedos para evitar manchas y, luego, aplicá tu esmalte de uñas favorito con pinceladas verticales. Esperá que se seque el esmalte y aplicá otra capa.

Paso cinco: Mientras se seca la segunda capa, elevá el factor de lujo y pedile a tu hija que lave tu pelo con shampoo y acondicionador: probá los productos de la línea Pantene para reforzar y humectar tu cabello. Pero recordá: ¡tenés que hacerle lo mismo a ella!

Paso seis: Enjuagá el acondicionador y pedí amablemente un masaje de cuello y hombros. La idea es apuntar al foco de cualquier tensión con un masaje en la base del cuello, los omóplatos y la parte superior de la espalda con movimientos firmes pero suaves.

Final: Y así se hace: una tarde de relax para dos en el Spa Chez-Moi. Si quedan restos de menta sin usar, dense el gusto de tomar una relajante taza de té de menta. ¡Se lo merecen después de tanto trabajo!

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

  Para publicar un comentario, log in

Que hermoso, la verdad que tendría que ser seguido esto para nosotras, asi nos relajamos y estamos esplendidas todos los días!! Me encanto lo que nos enseñan!! Besos <3

  • Reportalo
banner recipe